En un partido de infarto, los Cruzados lograron su clasificación a octavos de final, tras vencer en los penales a Deportes Iquique, luego de empatar a cuatro goles, en los noventa minutos de juego.

En un partidazo, la Franja se quedó con la clasificación a la siguiente ronda de la Copa Chile, tras imponerse por 9 a 8 en la tanda de penales, con gran actuación de Vicente Bernedo, portero que ingresó a los 88´, para cumplir con la regla de los juveniles en esta competencia.

El duelo pilló en desconcentración a los de Gustavo Poyet, que partieron en desventaja de 2 a 0, mostrando grandes falencias en defensa, desconcentración y nulo entendimiento en las líneas. Al 23´, Alfonso Parot con un remate a distancia, logró descontar el marcador a un 2 a 1, con el que se retiraron al descanso.

De entrada, en la segunda parte, cayó el tercero para el visitante, poniendo la sorpresa y dudas para la UC, que logró desnivelar con tanto de Diego Buonanotte al 58´, y minutos más tarde con Fernando Zampedri al 64 y Diego Valencia al 68. Pero las pretensiones de los Cruzados terminaron en definición desde los doce pasos, tras el empate de Iquique a los 79´, que dejó el marcado final de 4 a 4.

En la definición desde los 12 pasos, el dramatismo fue parte esencial para definir al clasificado, en donde Vicente Bernedo contuvo un penal, y con el remate a las nubes de Ariel Coronel para los “dragones celestes”, terminó dándose la clasificación cruzada por un 9 a 8.

Con esto, Católica será rival de Everton en la siguiente fase de la Copa Chile, quienes dejaron en el camino a Deportes Santa Cruz, con un marcador global de 4 a 1.