• 28/11/2021 21:08

Alejandro Osorio es el único jugador en la historia del club en ser campeón frente a Colo Colo y la U. En una entrevista que nos concedió hace un tiempo, dejó una reflexión que todavía me da vueltas. “Para los clubes, lo más difícil es saber cuándo y cómo terminar algunos procesos”.

“Janino” después de ser parte del plantel ganador del Clausura 2005 y semifinalista de la Sudamericana, se marchó por última vez de la UC a fines de 2006. “Sabía que había cumplido un ciclo y que era mejor irme”, nos comentó en la conversación.

El 2021 de Universidad Católica ha sido de altos y bajos, pero de forma casi unánime entre los hinchas la sensación sigue siendo de que esos momentos complicados se pudieron evitar. Y aquí entra en juego el cuándo, porque Cruzados no reaccionó a tiempo para sacar a Gustavo Poyet.

Fue extraño. Si bien es cierto que el uruguayo había ganado la Supercopa y clasificado a octavos de la Libertadores, el “feeling” con el plantel era nulo. La última vez que La Franja lideró el torneo local fue hace lejanas 17 fechas. Tras vencer a O’Higgins, se perdió consecutivamente en Antofagasta y con la U en Rancagua.

Había que decir “basta”. Pero no ocurrió. Era el momento del cuándo, pero la dirigencia se centró en uno de los cómo. ¿Cómo lo vamos a sacar si ha cumplido los objetivos? ¿Cómo lo vamos a despedir si seguimos en carrera por el título? Ni siquiera, después del 0-3 con Palestino, terminó yéndose esa jornada. Ocurrió recién 48 horas más tarde.

Juan Tagle (presidente de Cruzados) y el “Tati” Buljubasich (gerente deportivo) no supieron cuándo ni cómo cerrar el ciclo Poyet. Fue el propio ex entrenador el que se dio cuenta de que no había vuelta atrás. ¿Por qué? ¿Por cuidar la imagen del club? ¿Por mantener esa línea de no cortar los contratos antes de tiempo? Al final, entre las caídas en el Clásico Universitario y en La Cisterna, hubo un cuándo que, por ahora, no hemos podido recuperar.

Las siete victorias consecutivas con Cristián Paulucci nos devolvieron la esperanza. Ganando en el Monumental, volveríamos a ser punteros en solitario. Pero, en el partido más importante, en 45 minutos se falló rotundamente en el cómo. Después de jugar un primer tiempo casi perfecto, Católica se borró de la cancha en el segundo. O, más bien, las decisiones del argentino llevaron a que Colo Colo (sumado a los acertados movimientos de Quinteros) se levantara y nos dejara a nosotros con escasas opciones del “tetra”. En el cuándo y el cómo, el otrora entrenador de La Franja le ganó sin dudas al querido “Pelao Termo”.

¿Qué pasará si el fin de semana del 5 de diciembre la copa se levanta en Macul y no en San Carlos? ¿A diferencia de lo que sucedió con Poyet, se podrán dar por cerrados algunos ciclos de jugadores para comenzar la necesaria renovación? En la vereda del frente lo hicieron a comienzos de año tras mantener la categoría a costa de la Universidad de Concepción, sacando al goleador histórico del fútbol chileno (Paredes), a quien alguna vez fue el mejor de América (Mati Fernández) y a su central más ganador de los últimos años (Barroso). En el cuándo y el cómo, dándole cabida a juveniles como Cruz y Pizarro, Colo Colo acertó un pleno este 2021.

Uno de mis grandes amigos de la UC siempre me ha dicho “el fútbol se conjuga en tiempo presente”. Y en una de mis películas favoritas (“Las ventajas de ser invisible”) el protagonista dice “supe que en ese minuto seríamos eternos. Pero las cosas cambian y la vida sigue”.

Nadie le va a borrar a este grupo de jugadores el tricampeonato y los ocho títulos conseguidos en los últimos cinco años. Son eternos, y estarán por siempre en la historia de la UC. Pero en el fútbol, en el cuándo y el cómo no se pueden cometer errores, dentro y fuera de la cancha. Ojalá no sea demasiado tarde.