El argentino dejó huella marcando varios goles importantes.

Llegó con pinta de rugbista, y en los primeros partidos muy pocos hinchas le tenían fe como refuerzo. Pero, a final de cuentas, Lucas Pratto terminó siendo fundamental en la UC de Juan Antonio Pizzi.

El 24 de julio de 2010, la Católica perdía 1-0 en Sausalito ante Everton. Entonces, el técnico ordenó el ingreso del argentino a los 58′, y a los 63′ marcó el 1-1 definitivo con un derechazo al segundo palo.

Ahí comenzó la historia de amor con toda la parcialidad estudiantil, pues fue el primero de muchos goles importantes que marcó rumbo al título nacional ese año, los cuartos de la Libertadores 2011 y la final del Apertura ese mismo semestre.

Durante la segunda mitad de 2010, el actual delantero de River jugó 17 partidos y anotó cuatro veces. Luego, en el comienzo de 2011, estuvo en 18 oportunidades y convirtió seis tantos, incluyendo dos en los cuartos ante Colo Colo en el Monumental y el 1-1 parcial en la definición de vuelta contra la U.

Su mejor campeonato fue la Libertadores hace nueve años. Fue titular en los 10 duelos y festejó seis veces, siendo la más recordada su doblete en Porto Alegre, en la ida de los octavos frente a Gremio.

Te preguntamos, hincha cruzado: ¿Es “Maguila” el mejor extranjero de la última década?