El elenco de Ariel Holan, en la ida de los cuartos de final de la Sudamericana, se impuso por 2-1.

Hace nueve años, celebramos ante Vélez en el José Amalfitani con una extraordinaria remontada en la Copa Libertadores, en un duelo que terminó 4-3.

Esta vez se repitió el ganador, pero en un trámite muy distinto. La UC controló el partido, pegó en los momentos justos y se impuso por 2-1 en los cuartos de final de la Sudamericana.

Ariel Holan apostó por Raimundo Rebolledo como lateral derecho y José Pedro Fuenzalida acompañando a Ignacio Saavedra y Luciano Aued en el medio. Y el planteo le resultó de principio a fin, porque en la zona de volantes la Católica se impuso con creces.

Pese a que generó poco peligro en el primer tiempo, principalmente con Edson Puch en la izquierda, La Franja pasó pocas zozobras. Hubo escasas llegadas en un comienzo: El “Chapa” y Gastón Lezcano elevaron sus remates, lo mismo que Thiago Almada en el local.

La más clara fue para el cuadro argentino, en lo que puede considerarse la salvada del torneo. Lautaro Gianetti cabeceó, Matías Dituro tuvo una reacción formidable y en el rebote, entre el arquero, Saavedra y Fuenzalida la sacaron de la línea.

Y en la última del primer tiempo, el bicampeón chileno pegó el primer combo. Alfonso Parot, de descomunal rendimiento, anticipó una contra y envió un centro que Fuenzalida pivoteó para la entrada de Fernando Zampedri, quien conectó de primera.

Si ese golpe fue un mazazo, el del comienzo del segundo lapso pareció sentenciar la serie. Un pelotazo de Aued encontró libre a Puch. El iquiqueño hizo lo de siempre: Encaró y se metió al área, para luego definir con un derechazo que tuvo una respuesta flojísima de Alexander Domínguez en los 50′.

Vélez sintió el golpe, perdió el manejo de la pelota y empezó a acusar el bajón tanto futbolístico como físico. Con un partido impecable de Dituro, más el notable trabajo coordinado de los cuatro defensores, especialmente de Germán Lanaro y Valber Huerta en la zaga, la UC rechazó cada embate del conjunto de Liniers.

Pudo liquidar en un par de ocasiones el duelo, pero Domínguez contuvo un remate de Lezcano, y Puch se demoró al definir una contra. Y en el final, Vélez descontó con un cabezazo de Juan Martín Lucero, que le pone algo de suspenso a la revancha. En ese momento ya habían ingresado César Munder y Diego Valencia, quienes colaboraron en defensa y ayudaron a sostener la victoria definitiva.

¿Figuras de la noche? El equipo en general, pero la cima del podio se la lleva nuevamente Saavedra. Lo del volante de 21 años ya no es una sorpresa: Se devoró a Almada (avaluado en US$ 18 millones y seguido por el Manchester United), ganó cada pelota dividida y estuvo impecable en las coberturas.

Tal como ocurrió en 2005 y 2012, tenemos la primera opción de alcanzar las semifinales del segundo torneo continental más importante de Sudamérica. El próximo martes, a las 21:30 en San Carlos, habrá que ratificar esta mínima ventaja.