El ex ayudante de Jorge Pellicer analizó con Radio de la Cato el actual momento de la UC, recordó su paso por el club y fue muy crítico con la falta de políticas deportivas en Chile.

Pese a que nunca jugó profesionalmente en Universidad Católica, George Biehl sí se ganó el cariño de los hinchas por lo hecho fuera de la cancha: Fue el ayudante de Jorge Pellicer entre 2004 y 2006, formando parte del cuerpo técnico campeón del Clausura 2005.

En conversación con Radio de la Cato, analizó el actual momento de la UC, recordó su paso por el club y fue muy crítico con la falta de políticas deportivas en Chile.

LLEGADA A UNIVERSIDAD CATÓLICA:

“Me retiré del fútbol en 1999 jugando por Unión Española. Juvenal Olmos era mi entrenador ahí, él recibió un llamado de que necesitaban entrenadores para las series menores de la UC. Ya tenía decidido retirarme, me preguntó si estaba dispuesto y le dije que sí. Así se dio mi llegada al club, a la Sub 15 en el 2000”.

RECUERDOS DE LOS JUGADORES QUE DIRIGIÓ:

“Tuve la suerte de dirigir a grandes chicos que después fueron tremendos profesionales: El “Chapa” Fuenzalida, Roberto Gutiérrez, el “Gato” Silva, Iván Vázquez, Diego Rosende, Jean Beausejour, Mark González y tantos otros. Después los pudimos tener con Jorge Pellicer en el profesionalismo, y tener la fortuna de ser campeones con algunos de ellos”.

PRIMEROS PASOS EN EL PLANTEL PROFESIONAL JUNTO A PELLICER:

“Sabíamos que iba a ser muy complejo el proceso al comienzo. El equipo no se veía bien desde lo anímico y estaba muy quebrado. La derrota con Unión fue consecuencia de lo que se había planteado en los meses anteriores. Empezamos a trabajar muy fuerte en lo que era la cohesión de grupo, y con una idea de juego mucho más acorde a lo que era el club, porque nosotros con Jorge veníamos de las inferiores. Poco a poco fuimos mejorando sabiendo que era muy difícil clasificar a playoffs, pero el trabajo de base permitió que nos contrataran de forma definitiva”.

REFUERZOS Y SALIDAS PARA EL CLAUSURA 2004:

“Cuando terminó el semestre nos sentamos cara a cara con Capria, Husaín y Taborda, y les explicamos de forma clara los motivos por lo que no queríamos que continuaran en este nuevo proyecto. Pensamos en una base como mínimo con un 70% de formados en casa, algo que veo que se mantiene hasta hoy. Y recién ahí salimos a buscar jugadores, estuvimos tres semanas en Argentina viendo diferentes partidos, y nos juntábamos para hablar de lo que habíamos visto”.

DARÍO CONCA Y JORGE QUINTEROS:

“Tuvimos la oportunidad de ver a Conca en la reserva de River, y nos dimos cuenta de inmediato que era lo que necesitábamos. Hicimos los contactos, por suerte lo pudimos traer. En el caso del “Polo”, venía con buenas referencias por una conversación que Jorge tuvo con Manuel Pellegrini, porque lo había dirigido en San Lorenzo. También recibimos buenos comentarios del “Beto” Acosta, compañero suyo en ese plantel, y eso nos convenció de traerlo. Los dos nos dieron un plus importantísimo”.

DERROTAS CON UNIÓN ESPAÑOLA, TÍTULO DEL CLAUSURA 2005 Y LOS PROBLEMAS DEL 2006:

“Hicimos tres torneos muy buenos, pero por la contigencia de ese campeonato nos quedamos fuera en las semis de los playoffs ante Unión Española. Y el torneo que sí ganamos, el Clausura 2005, también fue por penales. Y el 2006 cambió todo, no pudimos retener para el segundo semestre a Darío y Jorge. Se fueron otros jugadores también y no nos dieron los dineros suficientes para traer a los futbolistas que teníamos en carpeta. Reemplazamos a Conca con Fabbro, quien tenía muy buenas condiciones pero era autista y fue muy difícil de manejar, tuvo una inserción compleja en el equipo. Y Aróstegui nunca mostró el nivel de Quinteros y no demostró ser lo que necesitábamos”.

EL FALLIDO ARRIBO DE EVER CANTERO:

“Cantero fue un jugador que siempre quisimos. Estaba acostumbrado al medio nacional y había hecho muy buenas campañas en distintos equipos. Fue el cuerpo médico el que dijo que no estaba apto para jugar, a nosotros nos pareció muy extraño que el examen saliera alterado. No quisieron correr el riesgo, aunque Cantero después jugó muchos años más sin ningún problema”.

TRICAMPEONATO DE LA UC Y TRABAJO CON LAS DIVISIONES MENORES:

“Los últimos años han sido muy buenos, con una importante irrupción de los jugadores de casa. Han tenido distintos técnicos pero se han adaptado bien a lo que ellos quieren. La idea de juego es clara: Un equipo dinámico, ofensivo y bien equilibrado, porque el fútbol es un todo. El jugador joven de Católica va madurando sabiendo que va a tener opciones de jugar en el primer equipo. Esa lógica de trabajo es coherente y espectacular, algo que no se ve en otros clubes. Es la misma idea con la que nosotros empezamos”.

IRREGULARIDAD EN 2021 Y EL ADIÓS DE GUSTAVO POYET:

“El bajón en el fútbol es normal, sobre todo después de haber ganado muchas cosas. En el último tiempo hubo situaciones específicas que afectaron, como la salida de Dituro, las lesiones de Aued y Puch y la salida de Pinares. La baja en los rendimientos es natural y forma parte del proceso. La relación con Poyet y su cuerpo técnico, por lo que se vio, tuvo problemas en lo socio-afectivo y finalmente todo eso se manifestó en el juego y en los resultados. Pero no me cabe duda de que Católica va a recuperar el nivel y seguir siendo competitivo para pelear el título hasta el final con Colo Colo”.

DEPORTE EN CHILE Y FALTA DE RECAMBIO EN LA SELECCIÓN:

“El fútbol no escapa a la realidad que hemos tenido en los últimos años en los resultados deportivos como país. Los logros y triunfos obtenidos no responden a política estatal, si no que han respondido a esfuerzos particulares. Por eso es que nuestro nivel deportivo como país es bajo. En la Selección pasa eso. La Generación Dorada está mostrando lo último de su gen competitivo, pero se ve difícil que otro grupo pueda continuar lo que ha hecho. Las divisiones menores tienen un nivel competitivo muy bajo en comparación con otros países. Cuando dirigí a la Sub 15, en nuestro primer torneo en Paraguay las diferencias fueron notorias. Cuando jugamos contra Uruguay, ellos eran adultos por su prestancia, como se paraban en cancha y su actitud desde lo mental. Los jugadores nuestros eran niños. No es fácil generar competencia cuando tus torneos y tus políticas deportivas son tan dispares”.