La Franja avanzó a la ronda de 16 mejores de la Libertadores tras vencer, en un partidazo, 2-0 a Atlético Nacional en San Carlos de Apoquindo.

No habían podido Mario Lepe, Mario Salas, Gustavo Quinteros y Ariel Holan. Y en el arranque del certamen 2021, parecía que Gustavo Poyet iba a engrosar la lista de eliminaciones en la fase grupal de la Copa Libertadores.

Sin embargo, el entrenador uruguayo enderezó el barco con las victorias ante Nacional en San Carlos y Argentinos Juniors en La Paternal, las que le permitieron a Universidad Católica depender de sí misma para avanzar.

Y frente a Atlético Nacional, no desaprovechó la oportunidad. En un partidazo, el tricampeón chileno se impuso 2-0 e inscribió su nombre en la ronda de los 16 mejores del certamen continental más importante de América.

Ante las bajas de Raimundo Rebolledo y José Pedro Fuenzalida, el ex volante del Chelsea cambió a línea de tres con el ingreso de Tomás Asta-Buruaga, dejando a Marcelino Núñez como carrilero por la derecha. Y el joven volante no desentonó.

En la primera media hora fue impasable defensivamente y, cada vez que se proyectó en ofensiva, generó mucho daño. De sus pies nació el primer gol, a los 10′: Un córner suyo fue conectado de gran forma por Luciano Aued para la ventaja parcial.

Lo mejor de La Franja en el torneo fueron los 20′ iniciales. El medio campo formado por “Luli”, Juan Leiva e Ignacio Saavedra lideró la presión alta, mientras que Diego Valencia y Edson Puch apretaban y corrían a la zaga del cuadro “Verdolaga”.

Poco a poco, el cuadro colombiano salió de su letargo y empezó a ganar terreno ante un rival que cedió metros y la pelota. Aparecieron Andrade, Barrera, Perlaza, Candelo y Moreno para complicar, encontrando siempre las buenas respuestas de un sólido Sebastián Pérez.

También el local pudo aumentar las cifras, pero Puch falló un mano a mano en área chica, al “Pollo” le sacaron un cabezazo de la línea, y Aued remató al palo.

Católica sufrió el cierre de la primera mitad y el comienzo de los segundos 45′, porque el elenco forastero salió con desparpajo y furia a buscar el empate que le permitiera soñar con la clasificación. Y casi lo logra en la única falla del arquero llegado de Iquique, quien dio un rebote largo que no alcanzó a ser conectado por Perlaza ante el gran cruce de Branco Ampuero.

Defensivamente, los tres centrales y los dos laterales volantes no cometieron fisuras. Y eso le permitió a Los Cruzados aguantar el chaparrón y comenzar a salir de contra. Así lo tuvo Puch, pero otra vez Quintana achicó de gran forma para evitar el gol del “10”.

De todos modos, el desahogo y la algarabía llegó en los 80′: El ingresado Clemente Montes la punteó en el momento exacto para el pique de Valencia, quien coronó su gran noche con un derechazo que pasó entre las piernas del arquero cafetero. Pese a la ausencia de Fernando Zampedri, el ataque estudiantil no se resintió por el enorme esfuerzo del canterano, además de su vital aporte goleador.

Ya no importaba que Nacional le ganara en Uruguay al “Bicho Colorado”. Nada nos iba a quitar el pase a la próxima ronda. El pitazo final de Wilton Sampaio puso fin a 10 años de sufrimiento y angustia. El martes sabremos contra quién nos toca a la vuelta de la Copa América. ¡POR LA PATRIA, DIOS Y LA UNIVERSIDAD!