El elenco de Ariel Holan jugó un partido prácticamente perfecto para vencer 2-0 al cuadro “Gaucho”.

A ratos fue un baile. Por momentos, Gremio fue reducido a su mínima expresión en San Carlos. Y eso se tradujo en una merecida victoria de la UC por 2-0 en San Carlos de Apoquindo.

No había transcurrido ni siquiera un minuto cuando la Católica dio a conocer sus intenciones, con un centro de Lezcano que fue despejado en área chica.

El inicio de los locales fue intenso, presionando en campo rival y sin dejar que la visita manejara la pelota ni pudiera contragolpear. Otra vez Germán Lanaro y Valber Huerta no mostraron fisuras, y tanto José Pedro Fuenzalida como Raimundo Rebolledo cerraron con mucho orden las bandas.

Como los brasileños cerraban espacios y, en el tramo medio del primer tiempo, cortaron bien el circuito de Ignacio Saavedra-Luciano Aued y César Pinares, el partido se volvió lento y trabado. Solo el “Chapa”, con un remate que contuvo Vanderlei, generó peligro.

Poco a poco, La Franja salió de su letargo y empezó a crearse chances. Fernando Zampedri falló un mano a mano claro, pero minutos después tuvo su revancha con un zurdazo implacable luego de un centro de Rebolledo en los 42′. Segundos después, un excepcional pase de Aued lo encontró solo a Pinares, quien le hizo un sombrero al arquero antes de definir de cabeza en los 44′.

Muy poco pudo hacer el cuadro “gaucho” en la segunda mitad, mientras que Los Cruzados pudieron sentenciar con un zurdazo de “Luli” que pasó rozando el poste. El trámite siempre estuvo controlado, con otra actuación muy sólida de mitad de cancha hacia atrás.

Los cambios no le resultaron al conjunto brasileño, mientras que recién en el final Ariel Holan movió sus fichas con los ingresos de Núñez, Silva, Valencia, Munder y Buonanotte. Marcelino pudo convertir el tercero, pero sus dos disparos se fueron sobre el travesaño.

Por las Fiestas Patrias, este fin de semana no habrá torneo local. El próximo miércoles, a las 21:30, nos jugamos la vida en Cali. Sumar, aunque sea un punto, nos mantendrá con el sueño de avanzar a octavos de final.