En exclusiva con Radio de la Cato, el paraguayo recordó su llegada a la UC, el título del Apertura 2002 y adelanta la dificultad de la Copa Libertadores 2020.

Son muchos los extranjeros que han dejado su sello en Universidad Católica: el “Charro” Moreno, Alberto Acosta, Caté, Lucas Pratto y tantos otros. Uno de ellos fue el paraguayo Jorge Campos, quien estuvo desde 2002 a 2003 en San Carlos de Apoquindo.

Desde su tierra natal, el ex volante conversó con exclusiva con Radio de la Cato sobre su llegada al club, su relación con Juvenal Olmos, el título del Apertura 2002 y la actualidad del bicampeón nacional.

“En la Copa Mercosur 2001, yo estaba en Cerro Porteño y jugamos contra la Católica. Clasificamos ambos en el grupo, eliminando a Vasco de Gama y Boca Juniors. Ahí se dio el interés, hablaron con mi representante y estuve encantado y agradecido por la confianza que tuvieron en mí. Fueron dos años muy lindos”, comenzó diciendo.

Campos entrega una notable anécdota de una conversación con Olmos, el entrenador en aquel entonces. “Cuando llego me dijo que venían de ser segundos (la UC escoltó a Wanderers en el Torneo Nacional 2001) y le contesté que había que ganar el título. Mi relación con él, el resto del cuerpo técnico y el grupo fue espectacular”, apuntó.

Respecto a qué es lo que más destaca del plantel que le tocó conformar, el zurdo detalló que “era un grupo espectacular. Teníamos muchos nombres de experiencia, como Miguel Ramírez, Pablo Lenci, Johnny Walker, y otros que estaban empezando a destacar como el “Huaso” Álvarez y el “Milo” Mirosevic. Esa mezcla fue muy importante, todos aportamos para poder ser campeones”.

De la campaña del título en el Apertura 2002, el partido por el que más se le recuerda es la semifinal de vuelta ante Universidad de Chile. “Todavía me emociona. Fue una tarde espectacular, yo había llegado recién del Mundial y concentré de inmediato para la ida, donde remontamos para igualar a 3. En la revancha pude convertir ambos goles y sigo agradecido del cariño que me brinda la gente”, expresó.

Más allá del título nacional, ese equipo también tuvo una buena Copa Libertadores, eliminado a Flamengo en la fase grupal y cayendo ante Sao Caetano en los octavos de final.

Sobre esa eliminación, el otrora jugador sentenció que “fue una derrota que dolió mucho, porque hicimos dos muy buenos partidos. Ellos fueron más certeros en los penales y hubo que aceptarlo, así es el fútbol. Fueron finalistas y perdieron ante Olimpia, nos quedamos tranquilos porque lo dimos todo. Eso, además, nos motivó y fortaleció para terminar siendo campeones”.

Por último, Campos confesó haber seguido poco la actualidad del club, pero de todos modos entregó su opinión sobre la próxima Copa Libertadores. “Supe que salieron campeones porque se suspendió el torneo, una lástima todo lo que ha sucedido en Chile. Espero que el pueblo chileno tenga tranquilidad y que todo se pueda retomar sin problemas. Desde mi experiencia, habiéndola jugado, la Copa Libertadores es cada vez más competitiva y difícil. El grupo es muy duro, más si pueden tocarte dos brasileños, pero siempre estará la ilusión de hacer una buena campaña. Uno desea que a la UC le vaya bien porque es un club maravilloso”, declaró.