A pesar de realizar un gran partido, la Franja no pudo doblegar a Palmeiras, y con una mínima diferencia, deja abierta sus chances para el duelo en Brasil.

A todo o nada, será el duelo que tendrán los dirigidos por Gustavo Poyet, en la vuelta ante Palmeiras, por la llave de octavos de Copa Libertadores, tras caer en casa por 1 a 0, con un penal que no fue, pero que el uruguayo Andrés Matonte se encargó de cobrar, con ayuda del VAR.

La falta de finiquito fue el principal problema para la UC, que realizó un gran juego de rotación, ocupando bien las bandas, y jugando de igual a igual ante el “verdao” que, a la contra, buscó aumentar el marcador.

Un discutible penal en el primer tiempo, tras un rebote en el muslo que terminó por dar en la mano de Germán Lanaro, le quitó a la UC el poder quedarse con un mejor resultado para sus pretensiones, con un horrible arbitraje de la terna uruguaya.

Los cambios en la segunda etapa, le dieron un poco más de control al equipo, pero poco dinamismo en ofensiva, pero que sirvió para darle minutos a Edson Puch y José Pedro Fuenzalida, de cara al clásico de este sábado ante Colo Colo en San Carlos.

Tras el pitazo final, las conclusiones son varias, la UC si mejora el finiquito y la resolución en el área chica, tiene grandes posibilidades ante un escueto Palmeiras, que, a pesar de ser el último campeón, poco y nada mostró en San Carlos.

La vuelta se jugará el próximo miércoles 21 de julio, a las 18: 15 horas de nuestro país, en el Estadio Allianz Parque de Brasil.

Fotos: Conmebol Media