El elenco de Gustavo Poyet, que venía de vencer a Nacional de Uruguay en la Copa Libertadores, alcanzó a Audax y O’Higgins en la cima del torneo 2021.

El envión anímico que significó la gran y necesaria victoria ante Nacional, en la Copa Libertadores, se trasladó hasta el campeonato local: Este sábado, Universidad Católica venció 3-0 y sin mayores complicaciones a Unión La Calera.

60 segundos pasaron para que el cuadro de Gustavo Poyet abriera la cuenta en San Carlos de Apoquindo: Centro de Marcelino Núñez y cabezazo impecable de Valber Huerta.

Con la tempranera ventaja, la UC mantuvo la línea que mostró frente al campeón uruguayo: Mucha intensidad y orden sin la pelota, y cambio de ritmo con la posesión del balón. En ese aspecto, brillaron Edson Puch, Luciano Aued y Marcelino Núñez, nuevamente el conductor en el medio campo.

A los 10′, vino el segundo golpe para el elenco que nos escoltó la temporada anterior. Puch, Aued y Alfonso Parot, otro de correctísima actuación, armaron una gran jugada por la izquierda. “Luli” la metió al área y Diego Valencia, por fin jugando como “9”, la clavó abajo de volea.

La primera media hora de la Católica fue excepcional, quizás la mejor que ha tenido en este 2021. La visita perdió el poco fútbol que tenía con la salida de Jorge Valdivia, quien no se pudo recuperar de un mareo tras rechazar con la cabeza un córner, dejando a Gonzalo Castellani sin su socio en el manejo de la pelota.

Para el segundo tiempo, salió una agotado y amonestado Ignacio Saavedra, siendo reemplazado por Juan Fuentes. Y en los 50′, llegó el mazazo final. Edson la dejó viva tras un largo pique y Aued, con toda la libertad del mundo, sacó el centro. Esteban Valencia la pivoteó contra su arco y, libre en el segundo palo, el “Pollo” la empujó para cerrar su doblete y una semana redonda en lo personal, tras su golazo el pasado miércoles.

Ingresaron también Clemente Montes, Felipe Gutiérrez, Juan Leiva y Fernando Zampedri, mientras que fueron reservados Juan Cornejo y José Pedro Fuenzalida de cara al choque que viene contra Argentinos Juniors. Particularmente bueno fue lo del “Pipe”, quien actuó como volante defensivo y se le vio muy sólido en la custodia de Jeisson Vargas.

Matías Dituro tampoco tuvo mucho trabajo, a excepción de una media vuelta de Andrés Vilches y un tiro libre del propio Vargas, volviendo a mantener su arco en cero después del triunfo de la primera fecha, en Chillán contra Ñublense.

De este modo, Los Cruzados alcanzaron a O’Higgins y Audax en la cima del certamen, a la espera de lo que hagan los itálicos este domingo ante Cobresal.