Luciano Aued marcó la única cifra de un compromiso muy trabajado para los pupilos de Ariel Holan.

Sabiendo que no habrá Libertadores la próxima semana, y que quizás el fútbol chileno se detenga en los días que vienen por el Coronavirus, para la UC era primordial ganarle a Cobresal.

Lejos de brillar futbolísticamente, los pupilos de Ariel Holan se sacaron las balas de la derrota ante América de Cali con un sufrido triunfo por la cuenta mínima en El Salvador.

Fue el cuadro local el que tuvo la primera ocasión clara, tras un despeje fallido de Raimundo Rebolledo. Juan Carlos Gaete se fue mano a mano, pero Matías Dituro estuvo impecable para atajar con el pie.

Poco a poco, la UC fue dominando el control de la pelota con la movilidad de César Pinares y la claridad de Luciano Aued y Marcelino Núñez, quien además estuvo muy bien en la marca de Marcelo Cañete. La oportunidad más clara llegó luego de un centro de Alfonso Parot, que Fernando Zampedri no aprovechó en área chica.

No pasó mucho más en el primer lapso, y en el arranque del segundo tiempo el técnico argentino puso a Diego Buonanotte buscando más fútbol y desequilibrio individual.

Y el “Enano” retomó en parte el nivel de 2016 y 2018, porque le cambió absolutamente la cara al ataque estudiantil. Una vez que entró Diego Valencia por Pinares, se centralizó y le creó muchas complicaciones al mediocampo de los “mineros”.

Cobresal tuvo dos chances claras de contrataque, pero Felipe Reynero no pudo batir a Dituro con dos remates desde dentro del área. En el otro arco, Buonanotte remató al palo y Núñez estuvo cerca con un tiro libre.

Hasta que vino el ansiado gol y el desahogo cruzado. Desde la izquierda, el volante argentino encaró hacia el centro y encontró libre a Aued, quien con un zurdazo colocado marcó el único gol.

A la espera del choque entre Curicó y La Calera, la Católica sigue liderando en exclusiva el Torneo Nacional 2020 con 19 unidades y un partido pendiente.