La Franja se metió a octavos de la Sudamericana venciendo 2-1 en San Carlos de Apoquindo.

Si pensábamos que la forma en que entramos a la Sudamericana había sido épica, lo de este jueves ante Sol de América fue prácticamente un milagro.

Universidad Católica venció 2-1 a un durísimo equipo paraguayo, que partió en ventaja, con el valor agregado del gol de visitante, y que jugó 30′ con un hombre más por la expulsión de Valber Huerta.

De forma inexplicable, Ariel Holan sacó a Ignacio Saavedra de la titularidad. Luciano Aued estuvo acompañado en el medio por José Pedro Fuenzalida y César Pinares. Y el equipo lo sintió absolutamente.

La visita salió a presionar en los primeros minutos, a diferencia de lo sucedido en Asunción, y a La Franja le costó mucho manejar la pelota y salir de la intensa marca que propuso el elenco de Sergio Ortemán.

Ahí es clave el “Nacho”, quien siempre se muestra y es constantemente la primera salida entre los centrales. “Luli” jamás se sintió cómodo y perdió en más de una ocasión la pelota en la mitad del campo. Aún así, la UC logró salir de su letargo para dominar gran parte del primer tiempo.

Edson Puch falló un mano a mano dentro del área, mientras que Gastón Lezcano y César Pinares se encontraron con la buena respuesta de Ricardo Escobar, la figura hace una semana. En defensa, otra vez estuvo muy sólido Germán Lanaro y Alfonso Parot cerró sin mayores problemas su banda, además de ser un gran agente ofensivo.

Para el segundo tiempo, el técnico argentino puso al joven volante en desmedro de Raimundo Rebolledo, quien hizo unos 45′ correctos. El cambio se notó de inmediato por la presencia que otorga Saavedra en el medio.

Claro que sus compañeros no estuvieron en sintonía. Y eso se ratificó en el gol visitante. Minutos antes, Pinares intentó un picotón y falló una chance clarísima de gol. Luego, Aued no pudo controlar un balón sin marca y generó una contra que terminó con la falta de Huerta a Viera, y la expulsión correspondiente. El propio delantero engañó completamente a Dituro para celebrar en los 57′.

Holan reaccionó de inmediato, y mandó a la cancha a Tomás Asta-Buruaga y Diego Buonanotte, pasando a línea de tres. Y ambos entraron completamente enchufados, uno ayudando a cerrar el costado derecho y el otro mostrando toda su jerarquía y por qué es uno de los extranjeros más queridos en la historia del club.

Buonanotte, en los 65′, fue derribado en el borde del área y clavó el tiro libre posterior en el ángulo para la esperanza estudiantil. A partir de ahí, el cuadro cruzado adelantó las líneas y arrinconó al elenco guaraní.

¿Quién terminó siendo el héroe? el “9” que nos penaba desde Nicolás Castillo. Pero hubo mucho mérito de Puch en el gol de Fernando Zampedri, porque el iquiqueño la luchó y nunca dio la pelota por perdida. Lanaro la cambió para el “Chapa”, y el “Toro” estuvo perfectamente ubicado para empujar el rebote de Escobar tras el zapatazo del “Chapa” a los 82′.

Faltaban 10. Entró Diego Valencia por Puch para aguantar y ayudar en el juego aéreo defensivo. Con mucha inteligencia, la UC hizo correr el reloj, se defendió en campo rival y logró una clasificación sufridísima pero muy merecida. En la próxima fase, viene River Plate de Uruguay.