El elenco de Ronnie Radonich fue superior de principio a fin para vencer por 5-1.

Si el equipo femenino de Universidad Católica había dejado algunas dudas en su rendimiento ante Fernández Vial y Colo Colo, al menos este sábado las disipó goleando a Cobresal por 5-1 en San Carlos.

De entrada se vio un equipo mucho más ofensivo que el que Ronnie Radonich dispuso el pasado fin de semana en Macul. El técnico dispuso una línea de tres, con una sola volante de contención, con carrileras que pasaron constantemente y un mediocampo de muy bien pie para habilitar a dos delanteras que tuvieron mucha movilidad y picaron al espacio cada vez que pudieron.

Antes de la apertura de la cuenta, ya habían avisado Catalina Martabit, una de las figuras de la jornada, y Andrea Bustos, quien debutó como titular. Hasta que a los 18′ llegó el 1-0, con una exquisita definición de Naiara Kapstein ante una salida apresurada de la arquera visitante.

Con el orden de Josefina Keymer, la presión ejercida por Camila Rojas y el gran manejo de la pelota de Martabit, Católica pasó muy pocas zozobras en defensa en el primer tiempo, pues Antonia Canales apenas intervino.

En el minuto 38′ llegó el 2-0, en un penal insólito por una mano, tras un pelotazo de Aileen Genskowsky que no iba a ser recepcionado por las atacantes cruzadas. Macarena Ávila pateó fuerte al medio y convirtió su primer gol del año. A los 44′ se amplió el marcador, gracias a un mano a mano de Valentina Montenegro después de una excelente jugada colectiva.

Para el segundo tiempo, el experimentado entrenador cruzado dispuso los ingresos de Javiera Moreno, Gabriela Aguayo, Carla Pérez e Isabel Celis, quienes entraron de buena forma y dándole a la UC mayor presencia en el medio y frescura en ofensiva. El 4-0 cayó a los 57′, obra de Martabit, quien aprovechó un rebote.

La visita logró salir un poco de su campo y descontó al sacarle provecho a uno de los pocos errores defensivos de La Franja en los 64′. En los minutos siguientes sí debió lucirse Canales, con dos atajadas impecables tras un cabezazo y un tiro libre, volviendo a demostrar por qué es inamovible en el arco estudiantil.

Ya en el final del partido se cerró la goleada. Pérez picó al espacio, se metió al área y metió un centro que Aguayo solo tuvo que empujar en los 81′ para el 5-1 definitivo en la cancha 1 del complejo Raimundo Tupper Lyon.

Con la victoria, la Católica llegó a siete unidades y es uno de los líderes del grupo B del Torneo de Transición. El próximo desafío será ante Antofagasta en el norte.